Irlanda

Del informe de revisión de la literatura: perfil de CReLES en Irlanda

Introducción y antecedentes

El gobierno irlandés ha implementado varias iniciativas para integrar a los niños migrantes en el sistema escolar irlandés abordando los problemas del multilingüismo, el multiculturalismo y el multiconfesionalismo. Las dos medidas más significativas entre otras son el nombramiento del Ministro de Estado responsable de la integración y el desarrollo, y la implementación de los Planes de Acción Nacionales para la inclusión social (DES, 2011). Estos importantes pasos han llevado a la dotación en las escuelas de profesores de lengua que apoyan a niños cuyo primer idioma no es el inglés a través de clases de inmersión para desarrollar su dominio de la lengua para que se desempeñen en todas las asignaturas y al desarrollo profesional de los docentes para que apoyen el aprendizaje de los niños en el contexto de un segundo idioma. (DES, 2011; Eurydice, 2004). Según un informe de la OCDE (2010), la formación impartida en EAL es ampliamente reconocida en toda Irlanda como indispensable y se ha generalizado. Sin embargo, todavía hay un apoyo mínimo en el desarrollo profesional continuo, así como en los programas de formación inicial del profesorado para que los profesores enseñen en un entorno escolar multicultural. En algunos institutos de formación de profesores de Irlanda se organizan módulos especiales para formar a los profesores en un enfoque intercultural que implica proporcionar a los profesores orientación y material didáctico que enfatiza la importancia del enfoque intercultural en la educación (Eurydice, 2004).

Liderazgo culturalmente comprometido en el sistema educativo irlandés

A nivel de políticas y regulaciones, no es un requisito que los directores de centros escolares sean culturalmente comprometidos. Sin embargo, la sección 23 de la Parte V de la Ley de Educación comparte una amplia expectativa del director de la escuela para garantizar la inclusión y la equidad.

… Ser responsable de la creación, junto con la directiva, los padres de los alumnos y los docentes, de un ambiente escolar que apoye el aprendizaje de los estudiantes y que promueva el desarrollo profesional de los docentes.

En teoría, el liderazgo escolar debe ser consultivo y distributivo, como se describe en la Ley de educación de 1998. La visibilidad de los directores es mayor en las comunidades locales en pueblos pequeños, áreas rurales y escuelas primarias en comparación con áreas urbanas y escuelas secundarias. Casi todos los directores de escuela son irlandeses en lo que respecta a su afiliación étnica y cultural. Las escuelas en Irlanda tienen una autonomía considerable con respecto a cómo satisfacen las necesidades de los niños inmigrantes (Eurydice, 2004). Además, no hay recomendaciones de las autoridades educativas centrales o de alto nivel sobre la organización de actividades interculturales. Queda a discreción del equipo directivos del centro emplear cualquier estrategia que considere necesaria en el contexto de su escuela. Sin embargo, mirando a Nuestra Escuela, los marcos de calidad para las escuelas primarias y posprimarias se caracterizan por fomentar el compromiso con la inclusión, la igualdad de oportunidades y el desarrollo integral de cada alumno como uno de los indicadores de la práctica del liderazgo de calidad. De alguna manera, aunque no se indique explícitamente, los líderes escolares son conscientes de su responsabilidad de ser culturalmente comprometidos.

En términos de desarrollo curricular y evaluaciones sumativas, estos instrumentos de calidad son principalmente responsabilidad de una agencia estatal, el Consejo Nacional de Currículo y Evaluación (NCCA), aunque las escuelas administran la evaluación formativa en las escuelas secundarias y la mayoría de las evaluaciones, además de las pruebas estandarizadas en las escuelas primarias. Entre veinticuatro declaraciones de aprendizaje para el plan de estudios de primaria, una se relaciona con la receptividad cultural; el alumno “aprecia y respeta cómo los diversos valores, creencias y tradiciones han contribuido a las comunidades y a la cultura en la que viven”. Asimismo, uno de los temas críticos que se abordan en la educación primaria es el “pluralismo, el respeto por la diversidad y la importancia de la tolerancia” en consonancia con el perfil cambiante de la población. Es posible que los líderes escolares y los maestros no tengan un papel directo en el diseño del currículo, pero el currículo enseñado es indudablemente su responsabilidad, y sin la responsabilidad cultural, estos principios no pueden imbuirse en el aprendizaje diario de los niños. Una vez más, es responsabilidad de los directores brindar apoyo profesional a los docentes para enfrentar este desafío.

A pesar del reconocimiento frecuente de estos temas, el liderazgo escolar culturalmente comprometido o la gestión de escuelas multiculturales no se incluyen en ninguno de los programas de formación para directores de centros. El Servicio de Desarrollo Profesional para Docentes (PDSL), el Organismo de Gestión Conjunta (JMB) y el Centro para el liderazgo escolar ofrecen una variedad de capacitación para directores, subdirectores y equipos directivos recién nombrados. Algunos de estos programas incluyen sesiones sobre valores, visión, equidad, temas educativos actuales, liderazgo de aprendizaje y gestión de la dinámica del cambio donde es muy probable que los temas de clases multiculturales, inclusión social e integración de estudiantes migrantes puedan ser objeto de discusión.

Junto con los directores y los docentes, otra posición esencial en las escuelas es la de los orientadores que pueden comprender los valores culturales y las creencias de los estudiantes y canalizar su diversidad para mejorar sus oportunidades de vida. La Sección 9 de la Ley de Educación de 1998 establece que una escuela utilizará sus recursos disponibles para

(c) asegurar que los estudiantes tengan acceso a la orientación adecuada para ayudarlos en sus elecciones educativas y profesionales

Según el Departamento de Educación, “se anima a las escuelas, por lo tanto, a desarrollar un plan de orientación integral como parte de su plan general de desarrollo escolar” (2005, p. 4). El plan de orientación se desarrollará en consulta con los orientadores. Las escuelas también pueden buscar apoyo ‘del Centro Nacional de Orientación en Educación, el Servicio Nacional de Psicología Educativa (NEPS), el Departamento de Educación y Ciencia (DES) y otras agencias relevantes’ (Departamento de Educación, 2005, p.4) si es necesario. El Plan de Orientación comprende tres áreas interrelacionadas: el desarrollo personal y social de los estudiantes, la orientación educativa y la orientación profesional. Para este propósito, se requiere que el plan tenga una variedad de actividades que ayuden a los estudiantes a desarrollar habilidades de autogestión que les permitan tomar decisiones y elecciones efectivas sobre sus vidas (Directrices para escuelas de segundo nivel, 2005).

En respuesta a la creciente diversidad cultural, una iniciativa prometedora es la apertura de escuelas comunitarias nacionales (CNS) en áreas urbanas de Irlanda por parte de los Consejos de Educación y Capacitación (ETB). Hay veintitrés escuelas donde los niños tienen las mismas oportunidades de aprendizaje en un entorno de diversidad e inclusión. La característica distintiva de estas escuelas es su plan de estudios de educación en valores y creencias múltiples. A través de este plan de estudios, los niños aprenden a apreciar las religiones y creencias de otros niños y a participar en el diálogo entre creencias.